Videos tu.tv

Videos tu.tv

Videos tu.tv
..
El Heribertin sufriendo un colapso mental en la azotea del seguro. 
Eit!! esos que van al seguro no les vaya a pasar lo mismo (colapso  mental).

Videos tu.tv
 
 
Picture
Si han conseguido descargar Windows 7 o estáis en ello, como es mi caso, pronto llegará el momento de su instalación. Si el ordenador en el que queremos instalarlo dispone de una unidad óptica de DVD no tendremos más que grabar la imagen de disco descargada y arrancar el ordenador con ella.

Pero, ¿qué pasa con aquellos ordenador que no disponen de DVD? Es el caso de muchos ultraportátiles y otras máquinas que ya no vienen con ella. Si no disponemos de un lector externo, siempre podemos
utilizar un disco USB. Por ello, os queremos explicar como preparar y utilizar este disco para instalar Windows 7.


Lo vamos a hacer suponiendo que disponemos de una instalación de Windows XP o Windows Vista y de un disco
USB de 4 GB (o más, al menos tan grande como la imagen de Windows 7, que es de 2.5 GB en el caso de la de 32 bits), los contenidos del cual no nos interesen, puesto que vamos a eliminarlos.

¿Todo listo? Pues vamos a ello. Lo primero es conectar el disco
USB a nuestro ordenador. Una vez detectado este, abrimos la línea de comandos (recordad Inicio » Ejecutar » cmd) y, desde ella, ejecutamos la aplicación diskpart. Aquí debemos tener cuidado, pues vamos a jugar con las particiones y los discos y, si nos equivocamos, nos podemos cargar todos nuestros datos. Un poco de ojo bastará para no hacer nada mal.

La aplicación
diskpart nos permite crear particiones en nuestros discos. No es la única, pero es suficientemente sencilla y está disponible en ambos sistemas. Una vez arrancada, debemos comprobar cual es el nuestro disco USB con la orden list disk, que nos mostrará una lista de todos los conectados a nuestro ordenador.
 
 
Paragraph.
jajaja, esta de cura este video.

Videos tu.tv
 
 
Picture
Cientos de científicos de todo el mundo han dedicado muchos meses a la investigación del fenómeno 'Papá Noel'. Veamos el informe y las conclusiones a las que estos científicos han llegado. Ninguna especie conocida de reno es capaz de volar. PERO existen cerca de 300.000 especies de organismos vivos que aún no han sido clasificados, aunque la mayoría de estos, son insectos y gérmenes, no es posible descartar con seguridad que existan los renos voladores y que Papá Noel haya sido el único que alguna vez los vió.

Hay 2 000 000 000 de niños (personas de menos de 18 años) en el mundo. PERO Papá Noel no cubre (aparentemente) a los niños musulmanes, hindúes, judíos y budistas, esto reduce la cantidad de niños al 15% del total, es decir unos 378.000.000 de acuerdo a datos estimados por la UNICEF. En una proporción promedio de 3,5 niños por hogar, tenemos cerca de 91.800.000 casas a visitar. Presumimos que existe al menos un niño bueno por casa.

Papá Noel tiene 31 horas de navidad para realizar su tarea. Esto se debe a las diferentes zonas horarias y a la rotación de la tierra, asumiendo que viaja de este a oeste (lo que parece lógico). Esto nos da un promedio de 822,6 visitas por segundo. Es decir, que por cada hogar cristiano que posea al menos un niño bueno, Papá Noel tiene poco más de una milésima de segundo para estacionar, saltar del trineo, bajar por la chimenea, seleccionar de su bolsa (entre millones de regalos) los presentes que corresponden a dicho hogar, distribuirlos bajo el arbolito navideño, subir por la chimenea, montar su trineo y viajar hasta la próxima casa.

Asumiendo que cada una de las 91,8 millones de paradas están perfectamente distribuidas alrededor del mundo (lo que por supuesto es falso, pero que aceptaremos a los fines del cálculo), estamos hablando de 1,25 kilómetros entre hogar y hogar, y un viaje total de 121.500.000 kilómetros; sin contar las paradas que uno necesita hacer al menos una vez cada 31 horas, además de comer, etc. Entonces el trineo de Papá Noel debe desplazarse a más de 1080 km/seg, 3.000 veces la velocidad del sonido. Solo a los efectos de comparar, el vehículo hecho por el hombre más rápido que existe es la sonda espacial Ulysses, que se dezplaza a una velocidad de 44 km/seg y un reno convencional puede correr, como máximo, a 15 km/hora.

La carga que transporta el trineo agrega otro elemento interesante. Supongamos que cada niño recibe por lo menos un Lego mediano (500 grs. aproximadamente), entonces el trineo debe transportar 321.300 toneladas, sin contar a Papá Noel, que es invariablemente descripto como un obeso. En tierra, un reno convencional puede tirar cerca de 140 kilos. Aún garantizando que el 'reno volador' pueda tirar 10 VECES más peso que el reno convencional, no podríamos realizar la tarea con 8, o incluso 9 renos; se necesitaría 214.200 renos. Esto incrementa el peso total (sin contar el trineo) a 353.430 toneladas, es decir, 4 veces el peso del transatlántico Queen Elizabeth.

353.400 toneladas viajando a 1080 km/seg generan una gran resistencia al aire. Esta resistencia elevará la temperatura del reno casi en la misma proporción que una nave espacial atravezando la atmósfera. El primer par de renos al cabo de un segundo habrán absorbido 28.6 TRILLONES de Joules de energía. Esto los convertiría en una bola de fuego instantáneamente, carbonizandolos y desintegrandolos, dejando así expuestos al segundo par de renos. Todos los renos se vaporizarían al cabo de 0,0426 segundos. Mientras tanto, Papá Noel estaría siendo sometido a fuerzas centrífugas 17.500,06 VECES mayores a la fuerza de gravedad. Un Papá Noel de 100 Kg, siendo bastante discreto a la hora de adivinar el peso de Papá Noel, sería impulsado hacia la parte trasera del trineo con una fuerza de 1.800.000 kilos. Si Papá Noel alguna vez repartió sus regalos en la noche de navidad, es MUY probable que esté muerto.
Picture
 
 
 
 
 

Google Analytics